En una oportunidad le pedí a Dios que me llevara a cada rincón a conocer personas hermosas que me enseñaran a ser mejor humano, mejor amigo y poder comprender mejor el sentir.

Soy de los que cree que compartir y conocer a otros es la mejor forma de aprender. La simpleza, humildad y cariño de estas personas a las cuales capturo con mi cámara hacen la persona que soy.

Gracias Dios por iluminar mis encuadres.